Todo junto, nada al azar

La cultura japonesa es tan rica y llena de simbología que valía la pena representar algunos de sus tantos elementos. Todos tienen un significado muy especial y siempre estarán relacionados con la vida y con la trascendencia, con lo importante y lo básico de las cosas. La flor del cerezo, por ejemplo, representa lo frágil de la vida, evoca lo efímero y lo hermoso, así como el inicio de la vida y luego de la muerte. Cada elemento significa algo, nada está al azar.

 

Artista: Lola Argemi

Balón: Japón

Técnica: pintura acrílica, pintura metálica y hoja de oro